Riesgos Laborales: ¿cómo definirlos?

riesgos laborales

Un trabajador herido en una obra de construcción, un cajero que sufre de dolor en la muñeca y el codo, un técnico de laboratorio que inhala sustancias tóxicas… En el contexto de su actividad profesional, los empleados incurren en ciertos riesgos para su salud, su bienestar o su integridad física: a esto nos referimos cuando decimos riesgos laborales.

Por lo tanto, los riesgos laborales son de naturaleza extremadamente diferente, dependiendo, por supuesto, de la actividad de la empresa y del puesto que ocupa el empleado.

Los famosos trastornos musculoesqueléticos representan más del 80% de las enfermedades profesionales reconocidas!

Estos trastornos generalmente son causados ​​por movimientos normales del brazo y la mano, como doblar, extender, agarrar, torcer, sostener o apretar un objeto, o extender el brazo.

Inofensivos en la vida cotidiana, estos movimientos, cuando se repiten de forma continua e intensa, pueden provocar dolor o lesiones.

Los trabajadores deberían estar protegidos de los riesgos laborales a los que estan expuestos.

Esto podría lograrse a través de un proceso de gestión de riesgos, que involucra análisis de los mismos, evaluación y prácticas de control de riesgos.

Para llevar a cabo un proceso efectivo de gestión de riesgos, es necesario tener una comprensión clara del contexto legal, los conceptos, los análisis de riesgos, los procesos de evaluación y control y el papel desempeñado por todos los involucrados en el proceso.

También es deseable basar la gestión de riesgos en metodologías sólidas y probadas.

Conceptos importantes – Diferencia entre peligro y riesgo

Para entrar en tema hay dos conceptos fundamentales que vale la pena diferenciar. Peligro y Riesgo.

Un peligro es una fuente, situación o acto con potencial de daño en términos de lesiones humanas o problemas de salud, o una combinación de estas.

Por lo tanto, un peligro puede ser cualquier cosa presente en el lugar de trabajo que tenga el potencial de causar una lesión a los trabajadores, ya sea un accidente laboral o una enfermedad profesional.

Ejemplos de situaciones peligrosas físicas pueden ser trabajar en una escalera, manipular sustancias químicas o caminar sobre un piso mojado.

Ejemplos de situaciones peligrosas psicosociales son el contenido del trabajo, la inseguridad laboral, el aislamiento, la intimidación o el acoso, ya que la salud de los empleados se ve afectada por sus percepciones y experiencia sobre la organización del trabajo y otros factores relacionados.

El riesgo es la combinación de la probabilidad de que ocurra un evento o exposición peligrosa y la gravedad de la lesión o enfermedad que puede causar tal evento o exposición.

Desde una perspectiva psicosocial, el riesgo se define como la probabilidad de que los factores psicosociales tengan una influencia peligrosa en la salud de los empleados a través de sus percepciones y experiencia y la gravedad de la mala salud que puede ser causada por la exposición a ellos.

Otro concepto importante en la gestión del riesgo es la aceptabilidad del riesgo. Un riesgo aceptable es un riesgo que se ha reducido a un nivel que la organización puede tolerar teniendo en cuenta sus obligaciones legales y su propia política de riesgos laborales.

Otros Artículos Relacionados

Riesgos Laborales De La Actividad Minera
Los riesgos laborales de la actividad minera son muy elevados y de variadas características ya que trabajan en un entorno donde el peligro está a la órden del día. Sin […]
Riesgos Laborales De La Industria Del Petróleo Y El Gas
Por las características propias del tipo de actividad y donde se desarrollan, los riesgos laborales de la industria del petróleo y el gas suelen representar grandes preocupaciones para las compañías […]
Riesgos Laborales En Residencias Geriátricas
La industria del cuidado de la salud es una de las industrias con mayores índices de lesiones laborales, por eso es muy importante realizar una adecuada gestión de riesgos laborales […]

Tipos de riesgos laborales

Riesgos mecánicos

riesgos mecánicos

Vinculados al uso de máquinas o herramientas de trabajo, proyecciones de materiales sólidos (madera, metal, rocas) o incandescentes, etc.

Los riesgos mecánicos se crean como resultado del uso eléctrico o manual (humano) de herramientas, equipos o maquinaria y plantas.

Un ejemplo de riesgo mecánico es: contacto y / o enredo con partes móviles no protegidas en una máquina.

Algunas de las lesiones que pueden ocurrir como resultado de riesgos mecánicos son las siguientes:

  • Impacto – ser golpeado por partes expulsadas de la maquinaria o equipo
  • Fricción y abrasión, por ejemplo, uso de lijadora
  • Atrapamiento: quedar atrapado en una parte móvil de una máquina, equipo o planta
  • Apuñalamiento y punción, por ejemplo, uso de pistola de clavos
  • Inyección de fluido a alta presión: una fuga de orificio en una manguera hidráulica puede explotar e inyectar aceite hidráulico en la mano de una persona, por ejemplo
  • Aplastamiento: la colisión de una máquina con una persona es un ejemplo
  • Cizallamiento: pueden ser dos partes móviles (afiladas o no) que se mueven una sobre la otra
  • Corte: corte de una parte del cuerpo humano mediante un movimiento de corte, por ejemplo, amputación de un dedo en una máquina de corte
  • Enredos: por ejemplo, una manga suelta que queda atrapada en una parte móvil y atrae a la persona a la máquina

Riesgos físicos

riesgos físicos

Relacionados con la temperatura del lugar de trabajo, el mal tiempo para las personas que trabajan al aire libre, la calidad del aire que se respira, el nivel de ruido, etc.

Un ejemplo de riesgo físico es el fuego, la electricidad y la falta de limpieza.

Los riesgos físicos pueden ser una sustancia o una condición. y puede causar lesiones y enfermedades.

Las lesiones relacionadas con riesgos físicos incluyen:

  • Tropezones
  • Resbalones
  • Caídas desde una altura o en un nivel
  • Golpes por un objeto que cae

Los resbalones, tropiezos y caídas son la causa más común de lesiones graves en el lugar de trabajo.

Riesgos químicos

riesgos químicos

Vinculados a la exposición a sustancias tóxicas, por inhalación o contacto con la piel.

Un riesgo químico puede causar daños a los humanos, a la propiedad y / o al medio ambiente.

Una sustancia química puede ocurrir naturalmente, como el gas radón, o puede fabricarse como pinturas, pegamentos, adhesivos, blanqueadores y diesel.

A veces, se pueden producir productos químicos como resultado de actividades laborales como los humos de las soldaduras.

Los químicos pueden ingresar al cuerpo por las siguientes rutas:

  • Inhalación – a través de las vías respiratorias hacia los pulmones
  • Ingestión – a través de la boca
  • Absorción – a través de la piel

Los efectos nocivos que producen los productos químicos pueden ser agudos o crónicos.

Los efectos agudos de la exposición a productos químicos es cuando una sustancia ha causado daño a través de una exposición única de corta duración.

Los efectos crónicos de la exposición a productos químicos es donde el daño solo se hace evidente después de un período prolongado de exposición y / o exposición repetida al producto químico.

Riesgos biológicos

riesgos biológicos

Vinculados a la exposición a agentes infecciosos (bacterias, virus, hongos, etc.) o picaduras.

Cualquier riesgo que provenga de la biósfera: personas, plantas y animales pueden considerarse riesgos biológicos. Algunos ejemplos de riesgos biológicos son:

  • Moho y hongos
  • Sangre y fluidos corporales
  • Aguas residuales
  • Patógenos en el aire como el resfriado común
  • Insectos que pican
  • Plantas nocivas
  • Excrementos de animales y pájaros

Una vez que se han identificado los riesgos biológicos, es importante elaborar un plan de seguridad para mitigarlos.

Riesgos radiológicos

riesgos radiológicos

Vinculados a la exposición a radiación ionizante, radiación láser, o cualquier otro tipo de radiación.

Los estándares de protección radiológica reconocen que no es posible eliminar toda la exposición a la radiación, pero sí proporcionan un sistema de control para evitar la exposición innecesaria y mantener las dosis tan bajas como sea razonablemente posible.

Las medidas para controlar la exposición a los efectos estocásticos (latentes, probabilísticos) buscan minimizar todos los riesgos razonablemente evitables.

Esto se llama optimizar la protección. Sin embargo, el riesgo en este sentido a menudo puede evaluarse en términos de riesgo para una población, y puede no garantizar una protección suficiente del individuo.

En consecuencia, el enfoque de optimización se basa en la aplicación de límites de dosis que restringen el riesgo para las personas a un nivel aceptable.

La filosofía reguladora fundamental se expresa en tres principios, basados ​​en las recomendaciones de la Comisión Internacional de Protección Radiológica (CIPR), que pueden resumirse de la siguiente manera:

  • Justificación: las actividades humanas que causan exposición a la radiación pueden permitirse solo si hacen más bien que mal;
  • Optimización de la protección: la exposición a la radiación de actividades justificadas debe mantenerse tan baja como sea razonablemente posible, teniendo en cuenta los factores sociales y económicos; y
  • Limitación de la dosis individual: las dosis no deben exceder los límites de dosis prescritos.

Riesgos psicosociales

riesgos psicológicos

Vinculados a la agresión física o verbal, diferentes formas de acoso (moral, sexual, etc.), estrés, carga de trabajo, etc.

El trabajo es generalmente beneficioso para la salud mental y el bienestar personal. Proporciona a las personas estructura y propósito y un sentido de identidad.

También brinda oportunidades para que las personas desarrollen y usen sus habilidades, forjen relaciones sociales y aumenten sus sentimientos de autoestima.

Sin embargo, hay circunstancias en las que el trabajo puede tener consecuencias adversas para la salud y el bienestar.

Los riesgos para la salud psicológica en el trabajo pueden surgir de factores organizativos o personales, siendo los factores principales el mal diseño del trabajo y los trabajos, la mala comunicación y las relaciones interpersonales, el acoso escolar, la violencia laboral y la fatiga.

Los riesgos para la salud psicológica debidos al trabajo deben verse de la misma manera que otros riesgos para la salud y la seguridad, y el compromiso de prevenir el estrés relacionado con el trabajo debe incluirse en las políticas de salud y seguridad de una organización.

Riesgos Ergonómicos

riesgo ergonómico

En muchas ocasiones, más de las deseadas, los empleados trabajan con herramientas con un mal diseño en función del trabajo desempeñado con ella o adopta posturas inadecuadas, ya sea por falta de espacio, por mal diseño del proceso o por un acostumbramiento a esa postura inadecuada.

Todas estas cuestiones originan una serie de riesgos ergonómicos que pueden causar múltiples trastornos y enfermedades si no se resuelven a tiempo.

Dolores de espalda, de muñeca, trastornos musculoesqueléticos, dolores de cabeza, estres, son solo algunas de las consecuencias que pueden sufrir los trabajadores como consecuencia de los riesgos ergonómicos.

Los riesgos laborales no deben tomarse a la ligera!

Los riesgos laborales pueden manifestarse de manera inmediata y visible. La manifestación más visible es un accidente de trabajo, pero también pueden suceder de manera retrasada en la vida del empleado, desencadenando de ciertas enfermedades respiratorias crónicas, de cánceres ocupacionales vinculados a materiales tóxicos, trastornos musculoesqueléticos a largo plazo.

Los riesgos psicológicos, de los que se ha hablado mucho en los últimos años, pueden ser insidiosos y provocar agotamiento, depresión e incluso suicidio en casos extremos.

Se entenderá que la gama de riesgos laborales es tan amplia que ninguna empresa puede escapar de ella.

Por lo tanto, todos los líderes empresariales sin excepción deben preocuparse, no solo porque le interese el bienestar y la seguridad de sus empleados y la buena salud de la empresa, sino también porque la ley les exige que lo hagan.

Los riesgos laborales no deben tomarse a la ligera. De hecho, en la mayoría de los países, el empleador es el responsable legal de la salud y la seguridad de sus empleados, debiendo cumplir con ciertas medidas obligatoriamente.

Obligación de medios y obligación de resultado

Dentro del contexto de sus obligaciones generales, los empleadores deben tomar las medidas necesarias para la seguridad y protección de la salud de los trabajadores, incluida la prevención de riesgos laborales.

Este es un principio bastante básico en la ley de muchos países. Por ejemplo, dentro de la Comunidad Europea, fue establecida por la Directiva del Consejo de 12 de junio de 1989 sobre la introducción de medidas para fomentar mejoras en la seguridad y la salud de los trabajadores y luego adoptada por Leyes nacionales de los Estados miembros.

Para prevenir accidentes laborales y problemas de salud, los empleadores deben realizar una evaluación de riesgos con respecto a la seguridad y la salud en el trabajo, y decidir las medidas de protección a tomar y, si es necesario, el equipo de protección a usar.

Es aconsejable que la evaluación de riesgos se realice al menos cada año o cada vez que se introduce un cambio en el lugar de trabajo, por ejemplo, debido a la introducción de nuevos equipos o procedimientos de trabajo, o al uso de una nueva sustancia o preparación química.

Para proteger a los empleados de los riesgos incurridos en el curso de su actividad profesional, el empleador está sujeto a una doble obligación: obligación de medios y obligación de resultado.

Qué significa? El concepto de “resultado”, en este contexto, no implica que no haya enfermedades o accidentes laborales en el trabajo en la empresa.

Esto significa que las acciones tomadas por el empleador para evitar la aparición de riesgos para la salud de sus empleados deben ser “relevantes” y “adecuadas” con respecto a la actividad de la empresa. En otras palabras, ¡no se trata de poner solo algunos carteles junto a la cafetera o en lugares visibles!

Por lo tanto, debe implementarse una verdadera política de prevención de riesgos y enfermedades profesionales, teniendo en cuenta los riesgos específicos relacionados con la actividad de la empresa.

¡Las medidas de prevención obviamente no serán las mismas en un taller industrial y en una compañía de seguros!

Esta política de prevención puede adoptar la forma de acciones, organización del trabajo apropiada, información e incluso capacitación de los empleados en buenas prácticas de seguridad.

Prevención de riesgos laborales – Una obligación del empleador

La prevención de riesgos laborales no solo es deseable, sino que además es obligatoria en la empresa.

Un buen enfoque de prevención debe involucrar a todas los actores: gerencia, empleados, representantes del personal si es necesario, médicos ocupacionales, etc.

Los expertos externos pueden proporcionar su conocimiento de los diversos riesgos y buenas herramientas de prevención, si es necesario.

Limitar o prevenir riesgos también implica, la organización del trabajo, el diseño y la ergonomía de las instalaciones, la configuración de las estaciones de trabajo, etc.

Una estación de trabajo bien pensada (altura del escritorio, silla, distancia la calidad de la pantalla, la calidad de la iluminación, por ejemplo, si se trata de un trabajo en una computadora) puede ser suficiente para eliminar o limitar los riesgos de trastornos musculoesqueléticos (TME) o trastornos visuales.

Los ergonomistas, o el médico ocupacional, son buenos contactos para diseñar espacios de trabajo adecuados.

Las acciones de prevención que se deberían implementar pueden organizarse en torno a tres ejes:

Organizacional:

  • Establecer procedimientos para la difusión de información relevante sobre seguridad en el trabajo (ejemplos: reglamentos internos, instrucciones específicas para el lugar de trabajo).
  • Redefinir las tareas y la organización del trabajo si es necesario.
  • Asignar los recursos humanos, técnicos y financieros necesarios.

Humano:

  • Amplíe las habilidades de los agentes en materia de salud y seguridad en el trabajo a través de capacitación inicial y continua.
  • Comunicación en el campo de la salud y la seguridad en el trabajo para involucrar a los agentes: sensibilización, campaña de carteles.
  • Establecer un enfoque participativo.

Técnico:

  • Integrar la seguridad de los empleados desde el diseño de un edificio o lugar de trabajo (ventilación, iluminación, aislamiento acústico, acceso, tráfico, espacios libres, etc.).
  • Hagcer que las máquinas cumplan con los requisitos reglamentarios y técnicos (protección de elementos móviles de trabajo, protección contra proyecciones y caídas de elementos y objetos, dispositivos de parada de emergencia, etc.).
  • Realizar mantenimiento periódico y verificaciones de los equipos.
  • Controlar los riesgos mediante la implementación de protecciones colectivas (por ejemplo, barandas) o individuales (por ejemplo, arneses de seguridad).
  • Estudiar un diseño ergonómico.
  • Utilizar equipos de trabajo adecuados para la actividad (por ejemplo, carretilla de manipulación).
  • Proporcionar a los trabajadores ropa de trabajo y equipo de protección personal adecuado para la actividad.

Otros Principios de prevención de riesgos laborales

  • Evitar riesgos: es decir eliminar el peligro o exponer el peligro.
  • Evaluar los riesgos: evaluar la exposición al peligro y la importancia del riesgo para priorizar las acciones preventivas que se llevarán a cabo.
  • Combatir los riesgos en el origen: integrar la prevención lo antes posible, especialmente al diseñar lugares de trabajo, equipos o procedimientos operativos.
  • Adaptar el trabajo a las personas: teniendo en cuenta las diferencias interindividuales, a fin de reducir los efectos del trabajo en la salud.
  • Reemplazar lo que es peligroso por lo que es menos peligroso: evitar el uso de procesos o productos peligrosos cuando se puede obtener el mismo resultado con un método que presente peligros menores.
  • Dar prioridad a las medidas de protección colectiva y usar solo equipo de protección personal (PPE) además de la protección colectiva si resultan insuficientes.
  • Dar a los empleados las instrucciones adecuadas: capacitar e informar a los empleados para que conozcan los riesgos y las medidas preventivas.
  • El rol particular del entrenamiento
  • La capacitación contribuye a establecer la política de prevención de la empresa.
  • La capacitación general en seguridad debe adaptarse al tamaño del establecimiento, la naturaleza de su actividad y los riesgos identificados en el mismo, así como los tipos de trabajos que tienen los empleados.

En colaboración con el médico ocupacional y el técnico de prevención de riesgos de la empresa, el empleador debe implementar acciones, las cuales deben llevarse a cabo durante las horas normales de trabajo y como parte del tiempo de trabajo.

Estos cursos de capacitación deberían permitir a los empleados conocer las medidas de prevención específicas para su sector de actividad y su empresa, los medios para garantizar su propia seguridad y también la de los demás, reconocer las señales de seguridad y las indicaciones dadas sobre qué hacer, especialmente en caso de accidente.

Ejemplos de capacitación en salud y seguridad:

  • Manipulación eléctrica.
  • Trabajador de primeros auxilios.
  • Riesgo químico.
  • Gestos y posturas.
  • Dispositivos de elevación.
  • Equipo de trabajo móvil.
  • Manejo de extintores e instrucciones de incendio.
  • Ruido.

Ciertas actividades implican capacitación específica. Estos cursos de capacitación son técnicos y se relacionan con temas como agentes biológicos, asbestos, agentes cancerígenos, mutágenos y tóxicos para la reproducción (agentes CMR), dispositivos de elevación, ruido, etc.

Conclusión:

Los riesgos laborales están presentes en todo tipo de organización o empresa sin importar su tamaño o tipo de actividad que desarrolla.

Para minimizar los riesgos, es vital llevar a cabo estudios de riesgos periódicamente, para poder detectar los peligros y tomar las medidas necesarias en consecuencia.

Tanto los empleadores como los empleados, deben estar capacitados al respecto, ya que son protagonistas y a ambas partes les caben responsabilidades, en mayor o menor medida.